Los protectores de oídos para ruidos nos protegen de los excesivos decibelios (dB) que se producen en nuestro entorno, pudiéndose usar en el trabajo industrial o en labores de jardinería y forestales, también son muy útiles para lugares en los que hay mucho volumen de sonido, aunque estos no son laborales.

Hay diferentes marcas de orejeras y casos protectores de oídos como 3M especialista en equipos de protección personal (EPP) y con certificados ANSI S3.19 y CE EN352-1 o marcas específicas de jardinería como Stihl ya que las herramientas de jardín para la poda producen bastantes decibelios, motivo por el que estos fabricantes también tienen disponibles accesorios para contrarrestar ese volumen que nos llega hasta las orejas.

Todos estos productos reducen el nivel de ruido, haciendo que podamos trabajar con mayor comodidad, salvaguardando el tímpano y todo el conjunto de conductos auditivos.

Protectores de oídos para ruidos

Protectores de oídos: precios y características

Toma nota de los mejores protectores de oídos para reducir el volumen del ruido:

¿Por qué comprar protectores auditivos?

Si en nuestro entorno se superan los 100 dB durante más de 15 minutos la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que es necesario utilizar algún tipo de protector auditivo. Si el nivel sonoro es menor, pero más alto de los 85 dB durante ocho horas también sería necesario, así que nos encontramos en que en trabajos forestales en donde se utilizan máquinas de poda y en industrias donde se trasladan y producen mercancías van a ser necesarios en muchísimos casos para proteger el sistema auditivo.

Comprar un protector de oídos evita que padezcamos hipoacusia, es decir, pérdida de audición por exceso de ruido.

Tipos de protectores de oídos

Tipos de protectores auditivos

Encontramos dos tipos de protectores de oídos que funcionan bien valorando el nivel de ruido, estos son:

  • Orejeras.
  • Tapones.
  • Protectores de oídos dependientes del nivel.
  • Protectores con reducción activa del ruido (protectores ANR).

Orejeras acústicas

Cascos protectores de oídos 3M

Son accesorios que se colocan sobre las orejas y las cubren por completo, insonorizando el oído en mayor o menor medida según su calidad. Las orejeras acústicas están fabricadas con una diadema plástico o banda de metal que sirve como sujeción (puede estar fabricada en distintos materiales). En los extremos de la sujeción están los cascos protectores u orejeras, que son las que realmente tapan el oído y eliminan el sonido externo. Es muy común ver este tipo de protectores a empleados de construcción que usan máquinas pesadas y a operarios de aeropuertos que trabajan en pista.

Tapones de oídos

Tapones de oídos

Son más pequeños y menos eficaces que las orejeras acústicas eliminando los decibelios del ruido. Los tapones de oídos se colocan en el canal auditivo externo, a modo de tapón.

Los tapones están fabricados con material maleable, blando, muchas veces de cera que se ablanda con el calor tomando la forma anatómica del conducto auditivo o bien de plástico, goma, silicona vinilo, elastómeros, etc., que se adapta al espacio que tiene cada persona dentro de la oreja.

Los tapones auditivos sirven como barrera acústica y estos pueden ser reutilizables o desechables, de un solo uso.

Protectores de oídos dependientes del nivel

Protectores de oídos dependientes del nivel

Son los que aumentan su capacidad a medida que el nivel de ruido crece. Con pocos decibelios crean una barrera auditiva suave y, si el sonido exterior crece también lo hace su capacidad para eliminar el ruido.

Protectores con reducción activa del ruido (protectores ANR)

Protectores de reducción activa del ruido ANR

Tienen un canal de entrada de sonido que bloquea el ruido exterior que llega hasta el conducto auditivo.

Cómo y cuándo usar el protector de oídos

La ventaja de estos accesorios antirruido es su facilidad de uso. Solo hay que ponérselos en las orejas para disfrutar del silencio y que actúen como pantalla acústica personal.

  • Entornos húmedos y con altas temperaturas: uso de tapones como protectores auditivos de forma continuada.
  • Ruido intermitente o en periodos cortos: uso de orejeras o tapones de oídos externos.
  • Entorno laboral con mucho ruido continuo: se recomienda el uso de tapones de oídos y encima poner las orejeras para una mayor protección del conducto auditivo.

¿Qué dice la normativa 352 o la legislación sobre el ruido?

En España hay una ley o normativa para la protección del oído. Los EPIS y los tipos de protectores de oídos son los siguientes:

  • EN352-1: orejeras
  • EN352-2: tapones de oídos.
  • EN352-3: orejeras con casco de protección.
  • EN352-4: orejeras dependientes del volumen del ruido.
  • EN352-5: orejeras con reducción activa del ruido.
  • EN352-6: orejeras con entrada de audio eléctrica.
  • EN352-7: tapones dependientes del nivel de ruido.
  • EN352-8: orejeras con música para mitigar el ruido.
  • EN458: es la norma con recomendaciones de uso y empleo de los protectores auditivos. También indica la forma de mantenerlos y cuidarlos para que cumplan su función.
  • Real Decreto 286/2006: en el que se establecen los riesgos relacionados con la exposición al ruido.

Esta normativa se puede consular en la UNE (Organismo de normalización español) en donde se indican las características y el certificado que pueden conseguir los protectores de ruido para los oídos según como han sido fabricados y la cantidad de sonido que son capaces de eliminar.

Cómo elegir protectores de oídos

Lo primero que debemos tener en cuenta es el volumen del ruido donde los vamos a utilizar. En función de este vamos a tener que comprar un protector de oídos u otro.

Conviene destacar que, si bien cuanto más potente sea la pantalla auditiva que cree el protector mejor, a partir de los 15 dB de mitigación del nivel acústico se considera que la persona que los usa puede sentirse aislada del entorno, resultado que la media no es demasiado buena ya que estará demasiado protegida, pudiéndose aparecer dificultad para escuchar sonidos y señales acústicas necesarias, sobre todo en el entorno laboral.

Los tapones de oídos suelen resultar incómodos los primeros usos ya que introducimos en el conducto auditivo un objeto extraño. Después de unos días la persona que los usa suele acostumbrarse y puede llevarlos con comodidad durante muchas horas.

Las orejeras para el ruido son más cómodas ya que se ponen por encima de la oreja, aunque también causa molestias los primeros días. La mayoría de personas las prefieren a los tapones, aunque algunas sienten una presión excesiva después de varias horas de uso. Para evitar rozaduras e irritación es necesario que estén revestidas de almohadillas, cuero o una tela suave y resistente para alargar su vida útil.

Las especificaciones técnicas del protector de oídos deben indicar el nivel de atenuación acústica y elegirlo para conseguir tener una exposición al ruido por debajo de los 80 dB. Si los vas a usar en un lugar donde hay pocos sonidos unos más bajos te servirán. En cambio, si trabajas con herramientas de jardinería o de bricolaje, en talleres, fábricas o aeropuertos, necesitarás unos protectores de oídos de calidad. Si la atenuación producida da como resultado que el ruido se mantiene por encima de los 80 dB es insuficiente, debiendo adquirir otro protector auditivo o bien usar dos (tapones y orejeras).

Aquí puedes ver todos los modelos disponibles.


Categorías de equipo de protección personal (EPP)

Además de los cascos protectores de oídos también podrías necesitar ropa de seguridad y accesorios que forman parte del equipo de protección personal EPP:

  • Gafas de seguridad y protección EPP
    Las gafas de seguridad y para la protección ocular evitan que suframos riesgos mecánicos, químicos o por la radiación solar
  • Pantallas faciales y máscaras de protección
    Las pantallas faciales o máscaras de protección facial son un elemento fundamental de seguridad en el trabajo. Estas nos protegen